Instituto Shaolin Wahnam - Madrid

Chikung

 

Testimonios

 

TESTIMONIO DE UN CURSO DEL MAESTRO WONG KIEW KIT

Por Laura Fernández Garrido.
Instructora del Instituto Shaolin Wahnam Madrid

 

Mi nombre es Laura y quisiera compartir algo, una muestra de lo vivido en los cursos a los que he asistido con mi Maestro Wong Kiew Kit, sintiendo que puede ser útil para los futuros practicantes.
Nos reunimos un grupo de personas de diferentes procedencias y de características muy variadas; entre nosotros había, físicos, enfermeras, informáticos, médicos, azafatas, empresarios, amas de casa, deportistas y muchos mas de los que no recuerdo o no supe su profesión.


Nuestro grupo de personas era variopinto; algunos llegaban con problemas muy serios de salud, otros con diagnósticos de enfermedades incurables, otros para cargarse de energía y equilibrar su sistema nervioso debido al estrés, otros solo querían sentir la paz interior de la que les habían hablado y algunos la alegría que brota de dentro del propio corazón y que no depende de nada exterior; también había quien quería repetir momentos místicos ya vividos en cursos anteriores. En general, se puede decir que todos buscaban lo que yo, la salud integral y el bienestar a todos los niveles: físico, emocional, mental y espiritual.
Muchas personas comentaron sus experiencias al grupo y tras hablar con ellos y con Sifu Wong llegamos a la conclusión de que tal vez el relato de sus experiencias podría ser útil a los demás. Fueron tan amables como para permitirme tomar sus nombres y recoger sus testimonios:


  Laura practicando Taichichuan con el maestro Wong

1.- Para empezar los relatos, comenzaré con el testimonio de Teresa Ruiz Cantero, de Granada, a ella le habían vaticinado una silla de ruedas en un futuro no lejano, debido a una lesión en el oído que le afectaba al equilibrio, antes del curso no podía cerrar los ojos estando de pie pues se caía al suelo. Durante el curso se sintió tan bien que dejó toda la medicación, fue precipitado y por la noche se dio cuenta y volvió a tomar algo de medicación, pero casi nada. El resto de los cuatro días estuvo haciendo 8 horas de práctica diaria sin perder el equilibrio en ningún momento y con los ojos cerrados, muchas veces, tal vez durante horas.......... Y su cara resplandecía de luz y alegría ... Este es su testimonio:

"Comenzando a hacer la postura de los tres círculos empecé a sentir cómo de mis brazos salían partículas doradas que se difuminaban por todo el espacio, así mismo esta experiencia se multiplicó al sentirme entre algodones; yo no pesaba, era como si flotara. Cuando Sifu Wong dijo que volviéramos, habían pasado 15 minutos, pero para mí sólo fue un instante. Ha sido maravilloso, estoy radiante de alegría."
Teresa me llamó siete días mas tarde y me dijo, " no te puedes imaginar lo bien que estoy"... Pero esto no es difícil para mí porque conozco a Sifu Wong desde hace 6 años.

2.- Isabel Micó Reig, de Valencia, ésta es su gran experiencia;
"He de agradecer al Sifu que me haya presentado el Chi-Kung. He asistido con él a un curso de 4 días y desde el primer momento nos ha enseñado lo sencillo, directo y eficaz que, como él dice, es. Yo no había practicado Chi-Kung antes, había leído sobre ello y tenía cierto miedo; ... ¡en cuatro días tantas posiciones y algunas no de principiantes, no podré!"...
Nada más empezar el primer día me dí cuenta que no pasaba nada, sólo hay que ponerse a hacerlo, todo lo demás llega por su cuenta. El Sifu está ahí acompañándole, guiándole y tranquilizadote ante cualquier cosa que no comprendas. He sentido angustias, dolores de cabeza, malestar general, pero como él dice es "dolor bueno". Ahora estoy mucho mejor, siento mas alegría que hay tras las cosas, me siento menos yo y más todo.
La posición de los tres círculos me sorprendió mucho. Nada mas empezar sentí mucha presión queriendo entrar en mí, además las piernas las sentía muy estresadas por el esfuerzo de mantener la posición y también, de forma intermitente la zona lumbar hacía acto de presencia. Poco a poco fui echando tensiones fuera (¡así sin mas! ¡tú fuera que no me gustas!.....) como dijo Sifu. A medida que las iba echando fuera me iba sintiendo mas asentada, más cerca de la tierra. Poco a poco me fui sintiendo mas y mas pequeña, mas y mas relajada, hasta que llegó un punto de vibración que había empezado, creía yo, por la tensión de los músculos de las piernas me invadió toda. Yo era vibración. No había nada mas, sólo vibración, felicidad y calma. No sé el tiempo que pasé así, sólo sé que cuando el Sifu dijo que fuéramos acabando el ejercicio tuve que forzarme para recuperar mis músculos y moverme porque hubiera seguido más y más. Hasta un buen rato después seguía sintiendo esa vibración e inmensa calma. Ahora siento una alegría muy serena. Gracias Sifu."

3.- A Vicente Pérez Casán, de Valencia, el Chi-Kung le regala la curación de una antigua lesión, esto es lo que escribe al respecto:
"Hola, soy Vicente. Nunca antes había hecho Chi-Kung. Llego al curso intensivo del Maestro Wong con una antigua lesión de hombro. Empiezo el curso y me voy sintiendo cada vez más y más relajado. El segundo día realizamos un ejercicio de Fuerza Interna de brazos y hombros, "levantar los talones" de la metamorfosis de los tendones que, por supuesto, me lanzo hacer sin pensar. Después de hacer el ejercicio, pasados unos minutos caigo en la cuenta de que el dolor familiar que me acompañaba en el hombro desde hacía más de seis meses había desaparecido. Tras muchos tratamientos y terapeutas sin resultado, un solo ejercicio, en apariencia sencillo, de Chi-Kung con el Maestro Wong, consigue lo que parecía IMPOSIBLE. ¡Ah¡ y el dolor no ha vuelto. Gracias desde el corazón, SIFU."

4. - Pedro Quiñonero llega al curso un poco por una "casualidad" pero siento que el universo conspiraba para que él estuviera aquí y tuviera su experiencia... :
"Hace un mes no tenía ni idea de la experiencia del Chi-Kung. Tampoco conocía al Maestro Wong, a pesar de tener en mi librería un libro suyo; "El arte del Taichichuan". Buscando instrucción sobre este último, descubrí los cursos que se habían organizado en Cortes de la Frontera, y, después de contactar con la organización, decidí tomar alguno de los cursos de Chi-Kung.
Ha sido un gran descubrimiento.
Yo ya tenía contacto con la energía, CHI, la conocía. Sin embargo, mediante el entrenamiento de Chi-Kung, he descubierto que puedo manejar torrentes de energía y que mediante esa energía no sólo mi cuerpo funciona mejor, sino que también se puede conseguir con facilidad, utilizando estas técnicas, un estado de integración que me hace reconocerme como parte del universo y que produce una sensación de paz y armonía muy elevada.
Todo esto resulta al mismo tiempo, y aunque parezca paradójico, muy relajante y estimulante. Es una gran herramienta."

5.- Ahora quisiera presentaros a una pareja de Alicante, Margarita Lillo Jorques y Francisco Graboleda Castells. Creo que en estos días ellos han encontrado momentos y experiencias que van a recordar siempre y les va a hacer disfrutar más de la vida y de su relación. Esto es lo que me explicaron:
"Gracias a la práctica del Chi-Kung, en los cursos intensivos dados por Sifu Wong Kiew Kit, hemos experimentado una intensa alegría y una gran paz interior. Además, nuestra relación de pareja es mucho mejor en términos de afecto y comunicación en solo unos pocos días de práctica. El Chi-Kung ha hecho fluir en nosotros emociones escondidas, viviendo ahora nuestra relación con más alegría e intensidad. También asistiendo a los cursos nos ha permitido conocer y tratar como amigos a personas encantadoras con los que hemos compartido experiencias emocionales y momentos inolvidables."

6.- Sólo me queda relataros mi experiencia directa;
"En Enero del año 1997, mi ginecólogo me diagnosticó cáncer de mama. Sufrí dos operaciones quirúrgicas en 15 días y recibí quimio y radio terapias. Además en Febrero mi pareja terminó nuestra relación. Recibí dos golpes al mismo tiempo. Mi crisis emocional era para mí tan seria como el cáncer. En Abril empecé a practicar taichichuan y Chi-Kung. Mi instructor, Leonardo Jiménez, me recomendó tener una consulta privada con Sifu Wong en su visita a España. En Mayo me reuní con él en un parque de Madrid y le comenté de mi operación, de las secuelas de la radioterapia en mi pulmón. En el parque me dijo que hacer con mi pulmón y que hacer con mis emociones "Siempre sonriendo desde el corazón". Me anunció que en mi próxima revisión yo disfrutaría de buena salud y me pidió que se lo comunicara por e-mail. Siento que mi trabajo con la energía ha salvado mi cuerpo, mi mente y mi alma. Mi capacidad pulmonar es ahora mucho mayor que nunca y no he estado enferma desde que superé el cáncer hace años, ni siquiera una gripe. Mi vitalidad es increíble y soy mucho más feliz ahora que nunca y mi felicidad viene de dentro de mí y no tienen nada que ver con los acontecimientos externos. Por supuesto practico Chi-Kung desde que conocí a Sifu Wong"
                                                                                              

L F G,  Madrid  Agosto 2001