Instituto Shaolin Wahnam - Madrid

Zen, Budismo


¿Qué es un Satori?

Participantes en el curso celebrado con Sifu Wong en el centro Shaolin Wahnam de Costa Rica durante Febrero del 2004


Llevo casi dos meses intentando ponerme a escribir este artículo. No me es fácil expresar en palabras lo que sentí, por otro lado es muy difícil de creer si no se ha experimentado y eso me llevaba a tratar de darle un carácter “aséptico” que desvirtuaría lo que la energía nos puede llevar a sentir. Sifu Wong me animó dicíendo que simplemente contara lo mejor que pudiera eso que había experimentado sin callar nada, sin cambiarle el carácter extraordinario que tuvo y que sigue teniendo en mi vida diaria.

El regalo me llegó sin esperarlo, sin buscarlo. Fui a la inauguración del Centro Shaolin Wahnam de Costa Rica, un lugar mágico con personas maravillosas al que, a las que, siempre estaré en deuda. Por mis ocupaciones tuve que llegar tarde, algún día después de la inauguración oficial, creo que con un precioso ritual de fuego y ofrendas. Eso me lo perdí , lo que no quería perderme era el estar allí acompañando a mi amigo Roberto Lamberti y a otros queridos amigos que también irían a la inauguración. Todo nuestro grupo, Sifu Wong , el primero, queríamos apoyar esta obra ingente y maravillosa que Roberto-Rama y Pragata habían decidido construir en la montaña más alta de Costa Rica, en la Chirripó.

Laura entrenando combate de Tai Chi Chuan con Sifu Wong mientras Roberto observa atentamente

El lugar lo visité el año anterior y ya me enamoró. Sentí su energía, en el lugar donde luego experimentaría dos Satoris, y nada más quedarme de pie, libre de pensamientos con la postura erguida y relajada mi cuerpo empezó a girar sobre sí mismo con preciosas y sutiles sensaciones que no quise frenar tensando algún músculo y me dejé llevar al igual que mi amiga Vicky que allí giraba y giraba disfrutando de las sensaciones. Comenzaba la noche y los últimos rayos del sol empezaban a escurrirse por el fondo del valle. Quisimos alargar la sensación y oscureció en nuestro camino de vuelta, casi nos perdemos en una selva suave, de altura, confundiendo el camino que con luz se nos había hecho diferente, nos relajamos y encontramos a unos paisanos amables como su tierra que nos abrieron la puerta de su casa, en plena noche, para mostrarnos el buen camino. Llegué a casa encantada del lugar y quería volver y ver los cambios experimentados con la construcción del Centro. La obra es impresionante con lugares comunes de bellas estructuras hechas por expertos lugareños con troncos de madera, de unos 17mts útiles e increíblemente rectos, con hojas de palma formando altos techos cubriendo grandes espacios abiertos con vistas maravillosas y con cielos llenos de estrellas que invitan a dormir al sereno para estar mirando al cielo horas y horas. Una de esas estructuras es el llamado Templo, lugar en el que se hacen las prácticas de Chi-Kung, Tai-Chi-Chuan Wahnam, Kunfú Shaolin y Meditación y en donde elegí dormir, en parte porque todo estaba lleno y en parte porque intuía que era allí donde debía estar. En el Templo se han habilitado unos altillos para dormitorios comunes con colchonetas al estilo "Monje".

Templo del centro Shaolin Wahnam de Costa Rica

El primer día ya me sentí muy bien y eso a pesar de un largo viaje desde Madrid, vía Miami, San José y luego tres horas hasta San Isidro López Zeledón y otra hora más de taxi todo terreno hasta la Montaña Azul. Sin embargo estuve practicando el curso de la Metamorfosis de los Tendones y me sentí llena de energía hasta la noche bien entrada en la que me recogí para dormir lo suficiente y estar fresca por la mañana, gracias a Dios y al Chi-Kung, sin problemas de cambio horario. El siguiente día tuvimos un curso de Generación de Fuerza Interna con posturas estáticas ( Zhan Zhuang) que fue duro y estupendo.

Esa noche fue genial pues estuvimos cantando y riendo con un grupo de personas sensibles, divertidas, llenas de creatividad: -Allí estaba el clan de los Parra, colombianos, capitaneados por Juan Pablo, el artista que ha hecho un precioso diario que constará en los Anales del lugar y que quedará allí como recuerdo de ese curso, de esos días, mi querido compañero de Satoris “intergalácticos” como él dice. Estaba su hermano Piti , el de la estupenda voz de barítono-bajo. Y estaba Diego que abrazaba la guitarra y que era nuestro creativo en la ronda improvisada que esa noche íbamos a dar...Estaba “La Jefa”, Ana Milena, también colombiana con una gracia natural insuperable y con gran capacidad para improvisar letras junto con Diego. Estaban Patricia y Ana, de Ecuador, encantadoras y entusiastas. Estaba Martita, colombiana, con una voz esplendida cuando por fin la soltó e impresionó a todos... Estaba Fran, español, experto en informática al que el grupo debe un estupendo trabajo de recopilación, ordenación y distribución de fotos digitales, simpático y seductor. Estaba Juan Carlos, de Medellín (Colombia), encargado de la coreografía de una canción movidita... Estaba Fernando, también colombiano, muy divertido y desenfadado, también creativo y con letras desgarradas...Antonio, a quien traté menos porque se fue al poco de yo llegar; Alex, gran facilitador de pequeñas y grandes necesidades, siempre dispuesto a ayudar. Estaba Lillibeth de Sudáfrica, residente en EE.UU., con una flema irresistible. Estaba Ron, norteamericano de Oregón que siempre se unía a nuestro grupo y que dormía bajo las estrellas con su hijo Grey y que aún sin entender una palabra del castellano de mis chistes reía y reía, quizás entendiendo mucho más que las palabras.

Un grupo de Estudiantes-Amigos vemos fotos en el ordenador de Fran. De izq. a dcha, de .1ª a 3º linea Grey, Piti, Claudia/ Diana, Martha, Jorge ( instructor de Barcelona), Fercho, Patricia, Ana/ Juan Pablo, Frankie, JuanCarlos, Diego, Laura, Charlie.

Había muchas más personas en el grupo, pero estábamos preparando una ronda para una pareja, Rafael y Diana, a la que Sifu iba a bendecir en una preciosa ceremonia, a las 7 de la mañana, en la que participamos todos. La Ronda era en castellano, y además había muchas personas que no dormían en la Montaña Azul y que no estaban por la noche. Otros se habían ido a dormir sin saber la que, al rato, estábamos montando. Era un grupo heterogéneo pero dispuesto a aunar esfuerzos para dedicarles nuestro cariño a la nueva pareja. Creo que conseguimos nuestro propósito y ellos supieron que les ofrecíamos nuestros mejores deseos. Les cantamos y cantamos despertándoles con una ronda divertida y a veces un poco picante.

Y el día X se acercaba. El día 26 de Febrero del 2004 fue un día magnífico . Empezó con toda la preparación de la ceremonia de la bendición de la pareja, las flores, las palabras de buenos deseos, el sonido de una flauta que tocó Roberto danzando al tiempo y que nos emocionó, muchos abrazos y la voz de Sifu desde quién sabe que “dantien” sonando con tanta energía que lo llenaba todo, y Kuan Yin, la Bodisatwa de la Compasión que tanto nos ayuda...

El día empezaba bien pero para algunos iba a acabar aún mejor, si cabe Después del desayuno opíparo, el restaurante ha sido de 5 tenedores, mayoritariamente vegetariano y rico, rico El cocinero Cordon Bleu : Lobo, un norteamericano que estudió cocina, creo que en Suiza, y su guapa y brasileña mujer Maria junto con todo el equipo de cocina siempre sonrientes y dispuestos.

Empezamos el Curso de Fundamentos de Tai-Chi-Chuan a las 9.00 de la mañana y a las 10.00 pasaron muchas cosas en aquel lugar, no sólo a mí, Juan Pablo estaba igual Creo que Piti estaba también por el estilo Durante esa hora cada vez que cerraba los ojos veía a Kuan Yin, su forma, la forma en que es más habitualmente representada. Si abría los ojos veía claramente las auras de Roberto-Rama y de Sifu pero detrás de Sifu veía el aura de alguien más como si le estuviera respaldando, no se porqué se me vino a la mente que era el Inmortal Li, del que en algún momento Sifu nos había hablado. Si volvía a cerrar los ojos volvía a ver a Kuan Yin y mientras, yo me sentía flotar, capaz de percibir todo con más nitidez.

Cuando nos quedamos en meditación, en cuanto mi cuerpo recupero la quietud y mi mente el vacío empecé a sentir la energía por todo mi cuerpo casi siempre longitudinalmente hasta los pies y fuera de ellos como si se alargaran; hasta las manos pero fuera de ellas como si fueran muy largas energéticamente. La energía en forma de corrientes que me hacían temblar me recorrían de arriba abajo, a veces en torno a mi cintura, al mismo tiempo que sentía que las sensaciones me sobrepasaban, sentía un gozo inmenso, una alegría inenarrable y escalofríos de placer durante mucho tiempo, que no cesaban, parecía que el tiempo se había parado como muy bien describe Juan Pablo en el poema que escribió esa noche:

EN LA CAÍDA DE UNA GOTA DE AGUA
( SUSPENDIDA EN EL TIEMPO )
ESTÁS TÚ, SIN EL TIEMPO.

EN EL L͍MITE DE LO INFINITO
( SUSPENDIDO TAMBIÉN EN EL CORAZÓN)
ESTÁS TÚ, SIN EL TIEMPO
ALLÍ Y EN NINGÚN OTRO LUGAR

La sensación era muy fuerte y no acababa y yo seguía sin hacer nada, solo disfrutando de algo maravilloso que en un principio pensé que sería la órbita macrocósmica, ya había experimentado muchas veces la orbita microcósmica pero no la macrocósmica y todos ya iban completando y yo no podía dejar de temblar con escalofríos y un placer extraordinario. Creo que también Sifu estaba muy emocionado y casi salió corriendo despidiéndose hasta después. Yo pensé que iba a dar las gracias a Kuan Yin por lo que allí estaba ocurriendo, pues él lo ve y lo siente todo y sabe cuando estamos experimentando momentos extraordinarios o no, y nos anima a hablar de ello pero esa vez no hubiéramos podido expresarlo con palabras

Tratamos de comer algo de tomar un té para bajar a tierra pero no podíamos más que dejar que las lágrimas nos recorrieran y abrazarnos en silencio. Roberto estaba muy emocionado también y abrazaba a Adelaida en un largísimo abrazo del que hay muchas fotos. Yo sentía que quería compartir esta energía y estuve haciendo sanación a alguien que tenía cerca y que pensé que le vendría bien, ella accedió encantada y la experiencia fue maravillosa para ambas Volvió Sifu y nos dijo: SOY UN BUEN MAESTRO, SIN FALSA MODESTIA: UN EXCELENTE MAESTRO, PERO LO QUE HOY ESTÁ PASANDO AQUÍ NO SOLO ES OBRA MIA

Seguimos la práctica y cada vez que me quedaba quieta o mi cuerpo recordaba lo anterior me volvían los escalofríos y las oleadas de energía. Terminamos la práctica de la mañana y yo seguía como en una nube de la que ni podía ni quería bajarme Comimos La práctica de la tarde empezó y las sensaciones se volvieron a disparar, otra vez Juan Pablo, Piti y yo, que sepa, volvimos a ser Plenamente Felices. Yo me sentía Indescriptiblemente Alegre, llena de un Gozo Nuevo y Poderoso que me hacía estar más viva que nunca, era estar lejos de allí y al mismo tiempo muy presente en ese lugar pero sintiendo como desde otro plano, eran los escalofríos, las lágrimas de agradecimiento

Esta vez Sifu nos hizo hablar, dijo que había habido varios Satoris quería que compartiéramos nuestra Felicidad pero era difícil, casi imposible, hablar, llorando con palabras entrecortadas algo dije y Sifu preguntó a Juan Pablo y tampoco podía hablar , sus manos se movían pero las palabras casi no salían, le comprendí tan bien que me levanté y corriendo, en un impulso, fui a él, al otro lado de la sala, él se levantó y nos fundimos en un abrazo, que habló más que mil palabras y que todos entendieron.

Mi agradecimiento a Kuan Yin, a Sifu, a Roberto, a la Vida era tan grande que estuve ensimismada mucho tiempo, llena de un profundo AMOR por todos y por TODO, gran parte del grupo se fue a una cascada, me parece recordar pero yo quería quietud y me quede allí dando gracias con cada aliento de mi cuerpo GRACIAS

El día siguiente también fue mágico, cada vez que recordaba volvían los escalofríos, la Alegría, el Gozo. El siguiente era el día de Kung-Fu Shaolin, yo no iba a hacer el curso así es que sustituí a Roberto en la traducción hasta la hora de irme a medio día y volvió a haber Satoris, esta vez fue de nuevo Juan Pablo, Piti y su otro hermano Diego que también fue Inmensamente Feliz

Pero hubo muchas cosas más, Eduardo se curó la diabetes durante el curso de Chi-Kung. David experimentó cosas que no había vivido después de hacer regularmente Zen durante 10 años, alguien presiento que también se curó una enfermedad muy grave Y la vida sigue

Era el día de la partida, nos ibamos Ron, Grey y yo. Al fondo Sifu Wong, en 1er plano Attilio, instructor de Italia, detrás Roberto-Rama, en el centro amigos despidiendonos de Ron, que hace la foto.

A mi vuelta a casa me siento diferente a nivel energético mis manos canalizan más energía, me siento feliz a pesar de acontecimientos externos terribles, no me enfado por nada y me siento tranquila y serena ante la vida y las personas sintiendo por ellas más Amor Incondicional y más Compasión que antes de ir a Costa Rica. Además he cultivado la amistad, que es un bien muy valioso, por cierto que cualquier día me voy a visitar a mis amigos de Colombia


Laura Fernández Garrido, Abril de 2004